La reducción de vinagre, ese gran desconocido

La reducción de vinagre es un producto idóneo para dar un punto diferente a las ensaladas, al tiempo que ofrece grandes posibilidades de decoración gastronómica. ¿Sabes qué tipos existen? ¿Quieres hacer tu propia receta y dar a tus platos ese toque gourmet que marcará la diferencia? Sigue leyendo.

Posibilidades de la reducción de vinagre: ensaladas diferentes y más

Gracias a su color y a su inconfundible sabor, la reducción de vinagre es ideal para decorar ensaladas, pescados, carnes, pizzas e incluso postres y quesos. Existen diferentes tipos: balsámico, de Módena, de frutas como la frambuesa, higo, mango o de Jerez.

¿En qué platos la reducción de vinagre puede resultar todo un éxito?

Por supuesto, a la hora de realizar ensaladas diferentes, pero también te damos otras sugerencias:

Para  decorar platos:

– Hojaldres rellenos.

– Compotas o boniatos asados..

– Un tartar.

– Tartas de queso.

– Rollitos de salmón rellenos

– Crema de verduras.

– Pescado a la plancha.

– Marinados.

Pizzas.

Como ingrediente en algunas recetas:

– Una menestra de verduras.

– Cualquier receta de pollo al horno.

– Salsas para carnes rojas.

¿Cuándo y cómo puedes utilizar cada uno de ellos?

En cuanto al ‘cuándo’ utilizarlos, puedes hacerlo en el momento en el que busques un ingrediente de salsas o cómo último toque para decorar ensaladas y postres.

La reducción de vinagre balsámico se puede realizar con un vinagre balsámico económico, un vinagre que ha sido elaborado con mosto, vinagre y caramelo. También puedes optar por hacerlo con vinagre de Módena. Es ideal para la comida italiana y para los postres que lleven fresas, higos o melón y en el helado de vainilla.

La reducción de vinagre de frutas tienes varias posibilidades. La reducción de higo es ideal para adornar el foie a la plancha y la reducción de frambuesa para el hígado de ternera, para quesos y postres elaborados con ellos.

Por su parte, la reducción de vinagre de Jerez queda muy bien en todo tipo de platos españoles, como toque ideal del gazpacho, en los carpaccios, en los guisos de carnes rojas.

¿Aún no sabes cómo preparar tu propia reducción de vinagre?

Hay diferentes formas de prepararlo, pero todas son muy sencillas. Puedes poner el vinagre en una olla, calentarlo removiendo de vez en cuando, entre 15 y 20 minutos, hasta que se forme un jarabe o una especie de caramelo. También puedes elaborarlo añadiendo la misma cantidad de vinagre y azúcar moreno en un cazo o incluso le puedes poner alguna especia como canela o clavo.

Si quieres quedar como un chef de primera, no dejes de incorporar la reducción de vinagre a muchos platos, tal como hace, por ejemplo, Ferran Adrià, un gran defensor de su uso. Ya sea como ingrediente en la elaboración de algunas recetas de menestra de verduras, pollo al horno o en salsas para carnes rojas, o como toque final decorativo para platos como el tartar, algunos dulces, pescados y, cómo no, las ensaladas. Recuerda que puedes hacerlo tú mismo sin complicaciones. Si quieres dar a tus platos ese aspecto vanguardista que está tan de moda, no dudes en utilizar la reducción de vinagre.


imagen

Horario

Almazora 13:00 a 16:00 y 20:00 a 23:30
CC Salera 13:00 a 23:30
Caballeros 13:00 a 16:00 y 20:00 a 23:30
Benicasim 13:00 a 16:00 y 20:00 a 23:30

Sobre nosotros

Pizzería San Luís es un restaurante italiano con locales en Castellón, Almazora y Benicassim. Comida casera con ingredientes naturales y un trato exquisito.